Síntomas de la ansiedad nocturna
Valora este artículo

Las personas que frecuentemente experimentan ansiedad, se alegran enormemente cuando logran acabar el día sin haber sentido esa sensación interna de temor inminente que provoca la ansiedad. Sin embargo, también temen que esta mala sensación aparezca durante la noche, por ello se encuentran en alerta todo el tiempo.

Lo cierto es que muchas veces motivamos ataques de pánico de manera inconsciente, ya sea con nuestro pensamiento o nuestras acciones, haciéndole creer a nuestro cerebro que nos encontramos ante una amenaza real. El problema está en que estas señales se van alimentando de ellas mismas, por ejemplo: Sentimos un dolor en el pecho y comenzamos a pensar “No puedo más, me va a pasar algo”. Todo ello, sumado a que nos encontramos en un estado de alerta, es lo suficientemente fuerte para que nuestro cerebro mande señales físicas a nuestro sistema nervioso y comencemos a producir adrenalina, produciendo una reacción física real.

Una vez que pasa el ataque de pánico, nuestro cuerpo entra en un estado “ansioso-pasivo”, es decir, experimenta temor a volver a experimentar los intensos síntomas. De este modo se hace realmente difícil alcanzar un estado mental relajado, lo cual puede provocarnos trastornos en el sueño. Teniendo en cuenta que la ansiedad se encuentra íntimamente ligada a un estado de agotamiento físico, mental o emocional, entramos en un círculo vicioso que hace que cada vez sea más complicado desprendernos de la ansiedad.

¿Cómo enfrentar el insomnio por ansiedad?

En lo que a sueño se refiere, es mejor la calidad que la cantidad. Si nos enfocamos en el pensamiento de no poder dormir en vez de intentar relajarnos y pensar “ya me dormiré a lo largo de la noche” nos va a ser más difícil conciliar el sueño, por ello hay que eliminar la presión de que estamos forzados a dormir.

Otra buena práctica para conseguir un sueño placentero es hacer ejercicio antes de dormir, ya que la mente te mantendrá despierto pero tu cuerpo cansado te ayudará a alcanzar el sueño con mayor facilidad. También es importante evitar el alcohol y las bebidas con cafeína un par de horas antes de dormir.

Si te despiertas durante la noche, intenta mantener los ojos cerrados y piensa en la sensación tan relajante y satisfactoria que provoca dormir. Piensa lo bien que sienta tener la libertad de poder dormir de nuevo.