La ansiedad se refleja en nuestro aspecto
3 (60%) 2 votes

la ansiedad se refleja en nuestro aspecto

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Estoy segura de que en más de una ocasión habremos escuchado la frase “tienes mala cara, ¿te ocurre algo?”, o “no tienes buen aspecto, ¿te encuentras bien?”. De forma inconsciente siempre asociamos el aspecto físico de una persona a su estado de salud, y no vamos mal desencaminados ya que todo lo que ocurre en el interior de nuestro organismo o nuestra mente se refleja de una forma u otra en nuestra apariencia física.

Con los trastornos de ansiedad ocurre eso mismo y vamos a ver cuáles son las razones por las que la ansiedad se refleja en nuestro aspecto.

Las personas que padecen un trastorno de ansiedad ven aumentados sus niveles de cortisol y de adrenalina. El cortisol es una hormona que nuestro cuerpo libera cuando se encuentra en una situación de estrés, y por su parte, la adrenalina además de ser una hormona es un neurotransmisor que entre otras funciones se encarga de aumentar la frecuencia cardíaca, contraer los vasos sanguíneos o dilatar los conductos del aire.

Ambas hormonas tienen una influencia directa en la producción de estrógenos y testosterona, hormonas sexuales que pueden alterar el estado de nuestra piel cuando sus niveles varían.

¿Cómo afectan los trastornos de ansiedad a nuestra piel? Cuando padecemos un trastorno de ansiedad veremos algunos síntomas como los siguientes:

  • Aparición de granos aislados.
  • Aparición de granos en forma de un brote de acné.
  • Urticaria de tipo psicogénico que provoca la necesidad de rascado.
  • Caída del pelo.
  • Caspa.
  • Aumento de grasa en el cuero cabelludo.
  • Aparición de picores en el cuero cabelludo.
  • Sudoración excesiva.
  • Rubor o enrojecimiento de la piel.

También hay que destacar que los trastornos de ansiedad pueden tener como consecuencia el empeoramiento de otras enfermedades ya existentes como el herpes labial, la psoriasis, los eccemas o la dermatitis.

Pero la cosa no queda ahí. El estrés o la ansiedad pueden afectar a nuestro aspecto de una forma mucho más profunda, y esto se debe a que la ansiedad afecta de forma directa a la degradación del colágeno y del ácido hialurónico, sustancias totalmente esenciales para que nuestra pìel tenga un aspecto terso, suave y saludable.

A todo esto hay que sumarle que cuando padecemos un trastorno de ansiedad lo más probable es que nuestro descanso y sueño se vean afectados, apareciendo ese temido y odioso insomnio que no nos permite descansar las horas que necesitamos. Debido a esta falta de sueño aparecen las ojeras y la hinchazón de los ojos. Además, aunque no seamos conscientes de ello, el insomnio provoca una interrupción en el proceso de regeneración de la piel, por lo que con el paso del tiempo se intensificarán nuestras líneas de expresión y perderemos la luminosidad natural de nuestra piel.

Para terminar este post os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que encontraréis a muchas personas que están pasando por lo mismo que vosotros con quienes podréis compartir vuestras experiencias con la ansiedad. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Fuente de información: Harpers Bazaar.