Nota de lector
[Votaciones: 0 Average: 0]

El pensamiento es el máximo recurso del ser humano, aunque nunca se está satisfecho con esta capacidad, por más bueno que uno sea, siempre se necesita pensar mejor. Los únicos que se encuentran complacidos con esta capacidad son aquellas personas que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón para su propia dicha, enfrentando la confusión por el hecho de intentar hacer demasiadas cosas al mismo tiempo.

Así mismo, las situaciones que resultan extrañas o ilógicas para nuestro cerebro requieren de una explicación que a veces pueden ser resueltas evitando lo lógico o lo que es obvio, enfrentando nuevos y viejos problemas con ideas novedosas. Este es el proceder ideal para liberar de la mente el efecto polarizados de los antiguos axiomas y estimular otros mediante la astucia, la creatividad y el ingenio, ya que son procesos mentales a los que el pensamiento se encuentra profundamente unido.

El término de pensamiento lateral fue concebido por el escritor y psicólogo Edward de Bono (Universidad de Oxford) para describir un tipo de pensamiento diferente al convencional, con un enfoque mucho más racional, sin suposiciones, que nos permite escapar de la rutina generadora de ideas ordinarias, como por ejemplo: Si algunos meses del año tienen 31 días y otros tienen 30, ¿Entonces, cuántos tienen 28 días?, la respuesta sería “todos”.images (2)

El objetivo del pensamiento lateral es encontrar soluciones imaginativas y distintas a los problemas cotidianos, donde la solución, por lo general, no es precisamente aquella que más se espera. No solo es un pensamiento, sino también una actitud y un método, ya que descompone las guías establecidas para liberar la información que contienen.

A esta modalidad de pensamiento no le preocupa que se produzcan ideas erróneas, sino elaborar una gran cantidad de planteamientos en referencia a los problemas. Aquí no tienen lugar las concepciones incorrectas.

Por otra parte, el pensamiento lógico es llamado también “vertical” y debe complementarse con el pensamiento lateral. De este modo, lo vinculamos con la creatividad.

Cuando pretendemos lograr algo extraordinario, ya sea novedoso o superador, las conexiones fuertes pierden utilidad, y necesitamos hacerlo de manera diferente para crear nuevas uniones cerebrales. Esto solo es posible cuando miramos el mundo desde otro lado, sin esperar a que la solución se manifieste de manera espontánea, recurriendo simplemente a la conciencia.

El cerebro es un músculo y por tanto para desarrollar nuevas conexiones requiere un entrenamiento previo. Realizando ejercicios adecuados podemos generar nuevas conexiones que nos harán pensar de una manera mucho más creativa.

En el próximo artículo veremos que ejercicios son los más adecuados para entrenar nuestro pensamiento lateral.

A %d blogueros les gusta esto: