Consejos útiles para controlar y evitar el estrés en Navidad
Valora este artículo

Los estudios llevados a cabo en los últimos años por distintas instituciones internacionales, nos muestran que el estrés e acentúa en la época navideña. De hecho, el 44% de la población afirma que la Navidad eleva sus niveles de estrés.

La acumulación de actividades, el cansancio o agotamiento, las compras, las expectativas no cumplidas, las discusiones, la falta de ejercicio, los excesos de comida y bebida, junto con la actual situación de crisis económica, son las principales causas generadoras del estrés y la ansiedad en esta época del año.

Según las encuestas más recientes, los acontecimientos del periodo navideño que más estrés causan son:

-Compras (70%).

– Compromisos sociales (67%).

-Exceso de gastos, pérdidas económicas (65%).

– Cansancio, preocupaciones, saturación de acontecimientos (60%).

Como podemos ver, las principales causas tienen su origen en tres razones fundamentales: económicas, físicas y las derivadas de las relaciones sociales.

El aumento de gastos, la necesidad de financiaciones, los gastos excesivos que provocan los compromisos sociales, las salidas de noche, las cenas de ocio familiar, así como la compra de regalos hacen que acumulemos cansancio y cambiemos nuestros hábitos, dando lugar al estrés y la ansiedad.

Las reuniones familiares suelen ser el tipo de reuniones que más estrés generan debido a las disputas familiares, incompatibilidades de carácter entre los miembros de la familia, complejos, necesidad de guardar las apariencias, etc. También es una época de nostalgia para aquellas personas que han perdido seres queridos.

Las personas que tienen hijos ven incrementados sus niveles de estrés debido a las vacaciones escolares, que hacen que los niños pasen más tiempo en casa y los patrones de actividad diarios se ven modificados notablemente.

A continuación veremos una serie de consejos para controlar y evitar los posibles estados de estrés que puedan surgir en esta época.

1323028676982_f

Desde el punto de vista económico:

– Calcula un presupuesto realista para la compra de regalos y salidas de ocio y ajústate a él.

– Evita gastar excesivamente en regalos. Calcula un coste limitado por persona o utiliza fórmulas como el “amigo invisible” de manera que permitan reducir tus gastos.

Desde el punto de vista emocional:

– Prioriza las actividades, distingue lo que depende de ti y lo que no.

– Aprende a decir no. No tienes porqué acudir a todos los eventos ya sean familiares o sociales.

– Evita las discusiones en las reuniones familiares.

– Dedica tiempo a descansar. Resérvate un ratito al día para descansar o hacer lo que te gusta.

Desde el punto de vista físico y de salud:

– Duerme las horas suficientes.

– Haz ejercicio, aunque sea simplemente dar un paseo.

– Ten una dieta equilibrada los días en los que no hayan celebraciones.

– Practica la relajación. Dedica tiempo a aprender a realizar ejercicios de respiración. Vienen genial en cualquier época del año.