La ansiedad se refleja en nuestro aspecto

la ansiedad se refleja en nuestro aspecto

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Estoy segura de que en más de una ocasión habremos escuchado la frase “tienes mala cara, ¿te ocurre algo?”, o “no tienes buen aspecto, ¿te encuentras bien?”. De forma inconsciente siempre asociamos el aspecto físico de una persona a su estado de salud, y no vamos mal desencaminados ya que todo lo que ocurre en el interior de nuestro organismo o nuestra mente se refleja de una forma u otra en nuestra apariencia física.

Con los trastornos de ansiedad ocurre eso mismo y vamos a ver cuáles son las razones por las que la ansiedad se refleja en nuestro aspecto.

Las personas que padecen un trastorno de ansiedad ven aumentados sus niveles de cortisol y de adrenalina. El cortisol es una hormona que nuestro cuerpo libera cuando se encuentra en una situación de estrés, y por su parte, la adrenalina además de ser una hormona es un neurotransmisor que entre otras funciones se encarga de aumentar la frecuencia cardíaca, contraer los vasos sanguíneos o dilatar los conductos del aire.

Ambas hormonas tienen una influencia directa en la producción de estrógenos y testosterona, hormonas sexuales que pueden alterar el estado de nuestra piel cuando sus niveles varían.

¿Cómo afectan los trastornos de ansiedad a nuestra piel? Cuando padecemos un trastorno de ansiedad veremos algunos síntomas como los siguientes:

  • Aparición de granos aislados.
  • Aparición de granos en forma de un brote de acné.
  • Urticaria de tipo psicogénico que provoca la necesidad de rascado.
  • Caída del pelo.
  • Caspa.
  • Aumento de grasa en el cuero cabelludo.
  • Aparición de picores en el cuero cabelludo.
  • Sudoración excesiva.
  • Rubor o enrojecimiento de la piel.

También hay que destacar que los trastornos de ansiedad pueden tener como consecuencia el empeoramiento de otras enfermedades ya existentes como el herpes labial, la psoriasis, los eccemas o la dermatitis.

Pero la cosa no queda ahí. El estrés o la ansiedad pueden afectar a nuestro aspecto de una forma mucho más profunda, y esto se debe a que la ansiedad afecta de forma directa a la degradación del colágeno y del ácido hialurónico, sustancias totalmente esenciales para que nuestra pìel tenga un aspecto terso, suave y saludable.

A todo esto hay que sumarle que cuando padecemos un trastorno de ansiedad lo más probable es que nuestro descanso y sueño se vean afectados, apareciendo ese temido y odioso insomnio que no nos permite descansar las horas que necesitamos. Debido a esta falta de sueño aparecen las ojeras y la hinchazón de los ojos. Además, aunque no seamos conscientes de ello, el insomnio provoca una interrupción en el proceso de regeneración de la piel, por lo que con el paso del tiempo se intensificarán nuestras líneas de expresión y perderemos la luminosidad natural de nuestra piel.

Para terminar este post os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que encontraréis a muchas personas que están pasando por lo mismo que vosotros con quienes podréis compartir vuestras experiencias con la ansiedad. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Fuente de información: Harpers Bazaar.

Ejercicios pensamiento lateral Parte II

ACERTIJOS HISTÓRICOS

  1. Primera Guerra Mundial: Al comienzo de la Primera Guerra Mundial el uniforme de los soldados británicos incluía una gorra marrón de tela. No poseían cascos de metal. A medida que la guerra continuaba las autoridades militares comenzaron a alarmarse por la gran proporción de heridos en la cabeza. Decidieron entonces reemplazar la gorra por un casco metálico. Sin embargo, se sorprendieron al descubrir que la incidencia de heridas en la cabeza aumentaba. Puede considerarse que la intensidad de la guerra era la misma antes y después del cambio. Así que ¿por qué aumentó la proporción de heridos en la cabeza por batallón cuando los hombres llevaban cascos metálicos en lugar de gorras?
  2. Un viaje memorable: En 1930 dos hombres condujeron un coche Ford desde Nueva York as Los Ángeles. El viaje de 5.375 kilómetros duró 18 días. Este no fue ni el primero, ni el más rápido, ni el más lento viaje de su tipo. Recorrieron carreteras normales; el coche era normal y también lo eran los conductores. Pero a raíz del viaje, estos dos hombres detentan un récord mundial que aún no ha sido batido. ¿Cuál es?11902439_10207654503221417_1475908000733205211_n

ACERTIJOS DIFÍCILES

  1. Muerte en el prado: Un hombre yace muerto en un prado. Cerca de él hay un paquete cerrado. No hay ninguna otra criatura en el prado. ¿Cómo murió?
  2. El hombre solitario: Un hombre vivió solo en una casa durante dos meses. No recibió visitas ni nunca salió de la casa. Al final de los dos meses enloqueció. Una noche apagó el fuego y las luces y salió de la casa. Como consecuencia de su ida murieron 90 personas. ¿Por qué?

ACERTIJOS ENDIABLADOS

  1. El servicio postal mongol: El servicio postal mongol tiene una regla estricta que indica que los envíos no deben superar un metro de largo. Los envíos mayores deben ser enviados por empresas privadas, notorias por su coste, ineficiencia y alto índice de pérdidas. Boris necesitaba enviar sin peligros su antigua y valiosa flauta a través del correo. Desgraciadamente, medía un metro con cuarenta centímetros y no podía ser desarmada, ya que era de una única pieza de ébano. Al fin dio con una manera para enviarla a través del servicio postal mongol. ¿Qué es lo que hizo?
  2. Hombre en el bar: Por su brevedad, simplicidad y dificultad, este acertijo tiene algunos méritos para ser considerado el mejor acertijo de pensamiento lateral de todos los tiempos. Un hombre entró en un bar y solicitó al camarero un vaso de agua. Nunca antes se habían encontrado. El cantinero sacó un arma de debajo del mostrador y apuntó al hombre. El hombre dijo: “Gracias” y se fue. ¿Por qué?

Fuente: Ejercicios de pensamiento lateral (Zugarto Ediciones) de Paul Sloan.

 

El pensamiento lateral

El pensamiento es el máximo recurso del ser humano, aunque nunca se está satisfecho con esta capacidad, por más bueno que uno sea, siempre se necesita pensar mejor. Los únicos que se encuentran complacidos con esta capacidad son aquellas personas que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón para su propia dicha, enfrentando la confusión por el hecho de intentar hacer demasiadas cosas al mismo tiempo.

Así mismo, las situaciones que resultan extrañas o ilógicas para nuestro cerebro requieren de una explicación que a veces pueden ser resueltas evitando lo lógico o lo que es obvio, enfrentando nuevos y viejos problemas con ideas novedosas. Este es el proceder ideal para liberar de la mente el efecto polarizados de los antiguos axiomas y estimular otros mediante la astucia, la creatividad y el ingenio, ya que son procesos mentales a los que el pensamiento se encuentra profundamente unido.

El término de pensamiento lateral fue concebido por el escritor y psicólogo Edward de Bono (Universidad de Oxford) para describir un tipo de pensamiento diferente al convencional, con un enfoque mucho más racional, sin suposiciones, que nos permite escapar de la rutina generadora de ideas ordinarias, como por ejemplo: Si algunos meses del año tienen 31 días y otros tienen 30, ¿Entonces, cuántos tienen 28 días?, la respuesta sería “todos”.images (2)

El objetivo del pensamiento lateral es encontrar soluciones imaginativas y distintas a los problemas cotidianos, donde la solución, por lo general, no es precisamente aquella que más se espera. No solo es un pensamiento, sino también una actitud y un método, ya que descompone las guías establecidas para liberar la información que contienen.

A esta modalidad de pensamiento no le preocupa que se produzcan ideas erróneas, sino elaborar una gran cantidad de planteamientos en referencia a los problemas. Aquí no tienen lugar las concepciones incorrectas.

Por otra parte, el pensamiento lógico es llamado también “vertical” y debe complementarse con el pensamiento lateral. De este modo, lo vinculamos con la creatividad.

Cuando pretendemos lograr algo extraordinario, ya sea novedoso o superador, las conexiones fuertes pierden utilidad, y necesitamos hacerlo de manera diferente para crear nuevas uniones cerebrales. Esto solo es posible cuando miramos el mundo desde otro lado, sin esperar a que la solución se manifieste de manera espontánea, recurriendo simplemente a la conciencia.

El cerebro es un músculo y por tanto para desarrollar nuevas conexiones requiere un entrenamiento previo. Realizando ejercicios adecuados podemos generar nuevas conexiones que nos harán pensar de una manera mucho más creativa.

En el próximo artículo veremos que ejercicios son los más adecuados para entrenar nuestro pensamiento lateral.

Ansiedad en niños con TDAH

tdah con ansiedad

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, más conocido como TDAH, es un trastorno de origen neurobiológico originado en la infancia presente en cerca del 20% de la población infantil-juvenil que consiste en un déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

Según Maite Ferrin, Psiquiatra del Servicio Navarro de Salud, existe una relación directa en el TDAH y la ansiedad ya que los niños que padecen ansiedad tienen más inatención, los niños que padecen TDAH terminan sufriendo a la larga desmotivación.

¿Un niño sin TDAH sufre de la misma forma la ansiedad que uno que tiene TDAH? No. Por ello vamos a hablar sobre cómo afecta desde un punto de vista clínico la ansiedad en el TDAH.

La coexistencia del TDAH y de la ansiedad en un mismo individuo dentro de la población infantil-juvenil es mucho más común de lo que nos podemos imaginar. Alrededor del 33% de los niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad padecen a la vez ansiedad.

¿Qué tipo de trastorno de ansiedad es más frecuente que aparezca en un niño con un trastorno de déficit de atención e hiperactividad? Diversos estudios han notado que las niñas que padecen TDAH inatento suelen tener con más frecuencia un trastorno de ansiedad por separación. Por otro lado, en las niñas con TDAH combinado se da con bastante mayor frecuencia un trastorno de ansiedad generalizada.

Otra característica muy evidente en niños que padecen ambos trastornos es que sus niveles de autoestima son muy bajos.

Desde un punto de vista atencional hay que decir que no hay ningún tipo de diferencia entre el TDAH, la ansiedad y el TDAH con ansiedad.

Por otra parte, desde el punto de vista cognitivo se ha visto que los altos niveles de ansiedad en niños inatento provocan una mejora de la memoria de trabajo y en niños con TDAH combinado no se observa ningún tipo de influencia de la ansiedad en la memoria de trabajo, aunque tenemos que señalar que no se han realizado muchos estudios al respecto.

¿Cómo evolucionan tanto el TDAH como la ansiedad en estos niños? Normalmente lo que ocurre es que el trastorno de déficit de atención e hiperactividad disminuye mientras que la ansiedad fluctúa según el niño va creciendo y madurando. También puede ocurrir que los niveles de ansiedad vayan aumentando con el tiempo, lo que daría lugar a otro tipo de trastorno de ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento para un TDAH con ansiedad? Según diversos estudios realizados, la ansiedad no influye en la respuesta a los diferentes tratamientos para el TDAH, tanto estimulantes como no estimulantes, por lo que los niños pueden seguir con su tratamiento para el TDAH tengan o no ansiedad.

Fuente de información: Fundación CADAH.

Estudio sobre cómo afecta el miedo al cerebro

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Hoy vamos a comentar una serie de estudios en los que se ha investigado y descubierto la relación que existe entre los miedos y la ansiedad.

Cuando alguien padece ansiedad asocia de forma inconsciente ciertos hechos, situaciones, acciones, escenarios, e incluso objetos al hecho de que le puede pasar algo horrible, por lo que aparece el miedo de forma incontrolable, dando lugar a la ansiedad y a las fobias.

miedo y ansiedad

En el caso de las fobias el miedo se tiene únicamente a algo: aracnofobia, miedo a los arácnidos; filofobia, miedo a enamorarse; zoofobia, miedo a los animales; claustrofobia, miedo a los espacios cerrados…. En cambio, en el caso de la ansiedad generalizada el miedo es algo generalizado también, pudiendo aparecer en cualquier momento y a cualquier cosa que realmente es inofensiva y no nos va a hacer ningún daño.

La revista Nature Neuroscience ha publicado un estudio realizado por el Instituto de Ciencias del Cerebro RIKEN de Japón y por la Universidad de Nueva York y avalado por Joseph LeDoux (neurocientífico de la Universidad de Nueva York y director del Centro para la Neurociencia del Miedo y Ansiedad) en el que se habla sobre dichos miedos basándose en las investigaciones realizadas en el cerebro de roedores.

Las ratas empleadas en el estudio habían aprendido antes de la investigación a asociar que un sonido concreto iba seguido de un choque eléctrico, por lo que cada vez que oían ese sonido se quedaban completamente paralizadas de miedo.

Posteriormente las descargas fueron aplicadas sin el sonido de advertencia, lo que provocó que las ratas aprendieran que las descargas podían darse sin necesidad de escuchar previamente dicho sonido, así que dejaron de presentar miedo al sonido.

 

Está situación creo tal incertidumbre a las ratas que su cerebro comenzó a experimentar una reducción de la fuerza de las conexiones neuronales entre el sistema auditivo (lugar en el que procesan los sonidos) y la amígdala (región del cerebro crítica para el almacenamiento de recuerdos desagradables), es decir, la conexiones que se formaron cuando el sonido era un aviso de la descarga, se deshicieron cuando la descarga empezó a producirse sin previo aviso.

A través de una técnica llamada optogenética, que consiste en activar y desactivar las neuronas empleando luz, los científicos bloquearon la formación de los recuerdos que asociaban el sonido y el calambre. Teóricamente las ratas no deberían mostrar miedo ya que no recordaban el sonido y el calambre, pero sorprendentemente los roedores mostraron más miedo que antes. Esto fue un punto clave para que los investigadores se dieran cuenta de que la amígdala, además de ser un almacén de recuerdos desagradables, tiene una función activa a la hora de decidir si algo es peligroso o no.

Estos resultados obtenidos con roedores pueden tener implicaciones en trastornos como la ansiedad, en los que existen una interpretación errónea de sucesos, lugares, objetos, etc., que hacen que se tenga miedo, incluso verdadero terror a esas cosas cuando en realidad son completamente inofensivas y no nos van a hacer ningún daño.

Fuente de información: ABC Ciencia.

El gran problema de los antidepresivos

Al contrario de lo que nos hacen pensar, los antidepresivos no restablecen un desbalance químico en el cerebro. De hecho, sus efectos son notados por producir un funcionamiento anormal en nuestro sistema nervioso. Por tanto no debemos sorprendernos al saber que no funcionan mejor el efecto placebo y además en muchos pacientes hacen que se recuperen de manera más lenta e incluso que tengan más recaídas que aquellos que no son tratados con medicación.

En este artículo nos buscamos condenar el uso de antidepresivos ni recomendar que no se tomen, simplemente vamos a informar a todo aquel que lo necesita sobre las consecuencias de comenzar un tratamiento farmacológico. La razón de esto es porque actualmente se abuse de estos psicofármacos y se indican para ciertos trastornos en los que no hay evidencia alguna de su eficaz utilidad.

Si los psicofármacos tuviesen el efecto que prometen sus defensores, ¿no creéis que habría habido una notable disminución de personas aquejadas de trastornos mentales? Por el contrario, desde su ingreso en el mercado, el número de personas diagnosticadas con algún trastorno mental ha aumentado de manera significativa.

En EEUU, país defensor de la industria farmacológica, se reconoce que las enfermedades psiquiátricas no disminuyen con el paso de los años, cosa que con las enfermedades no psiquiátricas no ocurre lo mismo y ha habido una notable mejoría en diversas enfermedades gracias a los avances de la medicina. Estudios realizados por la “Social Security Administration” demostraron en 2007 que 1 de cada 76 personas padecían enfermedades mentales. Este número representa más del doble que en el año 1987.

¿A qué se debe el éxito de los fármacos en distintas enfermedades y el rotundo fracaso en las enfermedades mentales? La explicación es muy simple.isrs2

Primero se identifica la causa o naturaleza del trastorno y luego se procede a desarrollar un tratamiento que lo contrarreste, por ejemplo, los antibióticos eliminan bacterias invasoras. En el caso de la diabetes, se descubre que existe una deficiencia de insulina y el tratamiento consiste en suministrar insulina adicional. En todos los casos, primero se identifica y conoce la enfermedad y después se obtiene el fármaco que ayudará a que ésta disminuya o se pueda sobrellevar.

El origen de los psicofármacos es muy diferente y su origen no partió del descubrimiento de la causa de un trastorno mental. Por ejemplo, todos sabemos que la depresión se debe a una rebaja en los niveles de serotonina, por lo que ciertos antidepresivos, al elevar los niveles normales de serotonina en el cerebro deberían curar la depresión. Esta hipótesis está tan arraigada por psiquiatras y psicólogos que todo el mundo cree en la explicación pero lo cierto es que no hay nada que indique que los cerebros de las personas diagnosticadas con este trastorno tengan niveles de serotonina distintos a los que posee una persona sana sin diagnosticar. Este es solo uno de miles de ejemplos.

Recomiendo que antes de ponerse en manos de un antidepresivo se busque información acerca de cómo actuará en tu cerebro y las consecuencias que pueden causar en tu organismo en menos tiempo del que crees.