¿Cómo funciona el psicoanálisis?

¿Para qué sirve el psicoanálisis?

El psicoanálisis ofrece una forma de tratar los distintos malestares psíquicos que puedan surgir en la vida de las personas. Estos malestares pueden ser de diferentes tipos:

– Malestares cotidianos que nos llegan a generar graves problemas pero que si causan desasosiego cuando se sostienen en el tiempo y en ocasiones pueden derivar a crisis de motivación, estrés, cansancio, dificultad para tomar decisiones, etc.

– Malestares relacionados con la familia, los hijos, la pareja, los amigos o problemas laborales.

– Problemas más graves como obsesiones, fobias, adicciones e incluso síntomas psicosomáticos como mareos, dolores musculares, jaquecas o taquicardias, entre otros.

Con un psicoanálisis adecuado y adaptado se pueden obtener muy buenos resultados.Psicoanailiss

¿Qué hace un psicoanalista?

El psicoanalista investiga el inconsciente del paciente a través de la palabra y con su técnica ayuda a traer a la conciencia lo reprimido, es decir, lo que tenemos olvidado en el inconsciente.

En primer lugar, el psicoanalista entrevista al paciente y a partir de los síntomas o razones que presente la persona en cuestión, hace un diagnóstico y propone un plan de trabajo.

La regla principal del psicoanálisis se lleva a cabo cuando el paciente empieza a decir todo lo que se le ocurre, todo lo que pase por su cabeza ya sea agradable o desagradable. Puede hablar sobre sus problemas actuales o pasados, cosas que le generan ansiedad, sueños, miedos, fantasías, anécdotas, etc. Todo lo que se diga es importante para el psicoanalista el cual mantiene una atención constante.

El psicoanalista a partir de la escucha activa debe:

– Encontrar herramientas para utilizar en la vida diaria del individuo, recuperando su facultar para obrar y gozar de su existencia plenamente.

– Conocer la historia de su paciente y asumirla, teniendo en cuenta sus limitaciones personales.

– Ayudar a la persona a conocer sus deseos y potencialidades ocultas, superando el miedo al fracaso.

El objetivo final de tratamiento sería que no existiera disonancia entre lo que se piensa, lo que se siente y lo que se hace. Es decir, que la persona que ha ido en busca de su ayuda sienta armonía y bienestar consigo misma.

Relación entre hiperlaxitud articular y ansiedad

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. La ansiedad está relacionada con multitud de patologías y de características y hoy os voy a hablar de un estudio realizado en Barcelona con relación a ello, la relación que existe entre la hiperlaxitud articular y la ansiedad.

laxitud articular y ansiedad

El descubrimiento se realizó en 1988, en el Hospital de Mar, en Barcelona. El equipo liderado por el doctor Bulbena se dio cuenta de que existe una relación directa entre la ansiedad y la hiperlaxitud articular, que consiste en tener las articulaciones más flexibles que el resto del mundo. Dicha flexibilidad, también conocida como hipermovilidad, se produce por una alteración del colágeno.

El estudio comenzó cuando los investigadores notaron que un gran porcentaje de las personas con hiperlaxitud articular padecían ansiedad, por lo que decidieron investigar el hecho a la inversa, es decir, confirmar el número de personas con ansiedad que tenían hipermovilidad. El resultado fue cuanto menos impactante: un 70% de las personas que padecían ansiedad tenían dicha característica fisiológica.

Hoy en día existen otra serie de estudios e investigaciones que han confirmado esta relación, pudiendo afirmar que las personas más flexibles de lo normal tienen un 16% de probabilidades más que el resto de la población de padecer algún tipo de trastorno de ansiedad.

Según los investigadores, el responsable de esta relación es un fenotipo neuroconectivo que incluye aspectos de comportamiento y síntomas somáticos y somatosensoriales. Además de la genética también están implicados las disfunciones del sistema nervioso autónomo y el procesamiento de las señales que provienen del interior del organismo.

Al igual que ocurre en la ansiedad, el cerebro de aquellas personas que tienen laxitud articular, tiene ciertas diferencias en la activación de regiones implicadas con el procesamiento emocional, como la corteza prefrontal, o la ínsula. La ínsula, por ejemplo, tiene un papel fundamental en la empatía, además de controlar el sistema nervioso; y ambos, tal y como sabemos, tienen papeles clave en los trastornos de ansiedad.

 

Gracias a estos estudios, por lo tanto, se podría saber desde edades muy tempranas si hay mayor o menor probabilidad de que alguien padezca algún tipo de trastorno de ansiedad simplemente con examinar la flexibilidad de dicho individuo.

Para terminar os recomiendo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que podéis compartir con nuestra comunidad vuestras experiencias y vivencias con la ansiedad, especialmente si tenéis laxitud articular. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: «Foro de Ansiedad«.

Fuente de Información: «Cosas del Cerebro«.

El gran problema de los antidepresivos

Al contrario de lo que nos hacen pensar, los antidepresivos no restablecen un desbalance químico en el cerebro. De hecho, sus efectos son notados por producir un funcionamiento anormal en nuestro sistema nervioso. Por tanto no debemos sorprendernos al saber que no funcionan mejor el efecto placebo y además en muchos pacientes hacen que se recuperen de manera más lenta e incluso que tengan más recaídas que aquellos que no son tratados con medicación.

En este artículo nos buscamos condenar el uso de antidepresivos ni recomendar que no se tomen, simplemente vamos a informar a todo aquel que lo necesita sobre las consecuencias de comenzar un tratamiento farmacológico. La razón de esto es porque actualmente se abuse de estos psicofármacos y se indican para ciertos trastornos en los que no hay evidencia alguna de su eficaz utilidad.

Si los psicofármacos tuviesen el efecto que prometen sus defensores, ¿no creéis que habría habido una notable disminución de personas aquejadas de trastornos mentales? Por el contrario, desde su ingreso en el mercado, el número de personas diagnosticadas con algún trastorno mental ha aumentado de manera significativa.

En EEUU, país defensor de la industria farmacológica, se reconoce que las enfermedades psiquiátricas no disminuyen con el paso de los años, cosa que con las enfermedades no psiquiátricas no ocurre lo mismo y ha habido una notable mejoría en diversas enfermedades gracias a los avances de la medicina. Estudios realizados por la “Social Security Administration” demostraron en 2007 que 1 de cada 76 personas padecían enfermedades mentales. Este número representa más del doble que en el año 1987.

¿A qué se debe el éxito de los fármacos en distintas enfermedades y el rotundo fracaso en las enfermedades mentales? La explicación es muy simple.isrs2

Primero se identifica la causa o naturaleza del trastorno y luego se procede a desarrollar un tratamiento que lo contrarreste, por ejemplo, los antibióticos eliminan bacterias invasoras. En el caso de la diabetes, se descubre que existe una deficiencia de insulina y el tratamiento consiste en suministrar insulina adicional. En todos los casos, primero se identifica y conoce la enfermedad y después se obtiene el fármaco que ayudará a que ésta disminuya o se pueda sobrellevar.

El origen de los psicofármacos es muy diferente y su origen no partió del descubrimiento de la causa de un trastorno mental. Por ejemplo, todos sabemos que la depresión se debe a una rebaja en los niveles de serotonina, por lo que ciertos antidepresivos, al elevar los niveles normales de serotonina en el cerebro deberían curar la depresión. Esta hipótesis está tan arraigada por psiquiatras y psicólogos que todo el mundo cree en la explicación pero lo cierto es que no hay nada que indique que los cerebros de las personas diagnosticadas con este trastorno tengan niveles de serotonina distintos a los que posee una persona sana sin diagnosticar. Este es solo uno de miles de ejemplos.

Recomiendo que antes de ponerse en manos de un antidepresivo se busque información acerca de cómo actuará en tu cerebro y las consecuencias que pueden causar en tu organismo en menos tiempo del que crees.

Trastornos asociados al consumo de cannabis

Existen ciertos trastornos asociados al consumo de cannabis. Algunos de ellos son conocidos por su relación con esta droga pero hay otros que te asombrarán. Veamos algunos de ellos:

  1. Trastornos de ansiedad

Podemos encontrar elevadas cifras de síntomas y trastornos relacionados con la ansiedad en consumidores y dependientes de esta sustancia. Los últimos estudios relevan que esta cifra alcanza el 22%, aunque realmente el efecto del THC continúa sin conocerse en su profundidad. Lo que sí está comprobado es que produce una activación en las áreas parietal y frontal, además tanto la intoxicación como la abstinencia ocasionan síndromes ansiosos como el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico o fobias.

  1. Trastornos del estado de ánimo

Tanto el inicio temprano como el consumo regular de cannabis se relaciona con la aparición posterior de la depresión. Aunque no hay evidencias que demuestren que los sujetos con depresión presenten un riesgo elevado de consumir esta sustancia si se sabe que el consumo continuado de cannabis en personas con depresión hacen empeorar el cuadro clínico ya que se incrementan las dificultades atencionales, el enlentecimiento psicomotor, así como un deterioro laboral y social característicos de este trastorno.Los-10-mitos-del-Cannabis-sativa-4

  1. Psicosis inducida y esquizofrenia

El consumo de cannabis puede causar episodios psicóticos agudos. Si bien estos episodios son de corta duración, pueden continuar una vez que se interrumpe el consumo de esta sustancia.

Gracias a los estudios relacionados con este tema podemos llegar a la conclusión de que:

– La intoxicación aguada puede provocar síntomas psicóticos tales como despersonalización, desrealización, pérdida de control e ideas paranoides.

– Puede originar psicosis inducidas de corta duración y que solo ceden con una abstinencia prolongada en el tiempo.

Diversos estudios neurobiológicos sugieren que esta sustancia afecta al sistema dopaminérgico, el cual tiene un papel fundamental en el desarrollo de los síntomas psicóticos. Por tanto podemos pensar que existe una gran relación causa-efecto entre el consumo de cannabis y la aparición posterior de psicosis ya que el consumo suele preceder a este trastorno.

También es cierto que no todos los sujetos que sufren de psicosis han estado expuestos al consumo de cannabis y que no todos los consumidores desarrollan esta enfermedad y por ello no es una causa necesaria ni suficiente, pero actúa junto con otros factores para tener una influencia causal sobre el riesgo de psicosis. El factor con el que el cannabis puede combinarse para ejercer esta influencia causal es la vulnerabilidad genética del individuo para la psicosis.

La coexistencia entre el consumo de cannabis y psicosis aumenta la gravedad del cuadro clínico, siendo mayor aún el riesgo cuando el consumo se inicia en la adolescencia.

Otros problemas relacionados con el consumo de cannabis son el delirium por intoxicación, los flashbacks por cannabis y el síndrome amotivacional.

 

Efectos secundarios de fumar marihuana y síndrome de abstinencia Parte I

La marihuana afecta al desarrollo de nuestras actividades diarias y a las relaciones interpersonales. No a todos los afecta por igual ya que cada organismo reacciona de forma diferente a la sustancia, pero más tarde o más temprano termina afectando.

Dentro de la cultura de la marihuana, especialmente los jóvenes que comienzan a consumirla, no saben que existe el síndrome de abstinencia del Tetra Hidro Canabinol (THC) pero cuando se habla con ellos, manifiestan el controversial síndrome motivacional que consiste en la pérdida de ganas por hacer cosas cotidianas y de forma responsable.

El síndrome de abstinencia podemos observarlo en el rendimiento académico. El fumador de cannabis o marihuana relaciona todo con el consumo de esta droga para realizar sus actividades. Esto interrumpe el desarrollo psico-emocional, con el riesgo de perder la medición del tiempo y el sentido de responsabilidad, lo que da lugar a la desmotivación en el momento de tener que realizar las actividades cotidianas. Esto podemos observarlo cuando se les asigna alguna tarea y obtenemos respuestas de este tipo: ”mañana lo termino de hacer” o “luego lo hago”. Sin embargo, los días pasan e incluso las semanas y no han terminado lo que se les pide que hagan. Cuando se habla con ellos, muchos comentarán que no es así y que sus padres son muy exagerados.sativa

Otro de los síntomas de la abstinencia son los estados de ansiedad que presenta el consumidor. La marihuana o cannabis tienen un efecto depresor en nuestro sistema nervioso central y una vez que se deja de consumir la sustancia aparece la ansiedad, la angustia y los problemas de conducta. Aparecen también síntomas de nerviosismo e irritabilidad y lo peor de todo es el descontrol de sí mismos. La sensación de sentirse incapaz para manejar sus tiempos y espacios con normalidad da lugar a querer aislarse de las personas, debido al gran malestar psicológico que le produce.

La irritabilidad es un síntoma que aparece con muchísima frecuencia lo que produce un mal manejo de las relaciones interpersonales. La depresión también aparece los primeros días en los que se retira la droga y ocasiona que el individuo se sienta retraído y se aísle sin querer relacionarse con nadie más.

El insomnio también aparece cuando se suspende el consumo. Muchos presentan problemas para conciliar el sueño cuando les falta la droga ya que después de los efectos de ésta, se produce el habitual “bajón” que es el que hace que el sujeto se encuentre somnoliento y con ganas de dormir.

Muchos jóvenes no saben que estos síntomas ocurren debido a la abstinencia y cuando se presentan en su cuerpo lo que hacen es aumentar el consumo. A mayor tiempo de consumo, mayor es el enganche y mayor el daño.

No todos los síntomas ocurren al mismo tiempo, al igual que no todos los consumidores presentan los mismos, por ello es importante que la familia sepa identificarlos a tiempo y buscar ayuda.

 

 

¿La ansiedad potencia la creatividad?

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Recientemente se ha realizado un estudio que relaciona tanto la neurosis como la ansiedad con un aumento de la creatividad.

creatividad y ansiedad

Todos nosotros somos conscientes de la gran creatividad que tienen o tuvieron personas como Isaac Newton, Vincent Van Gogh o Woody Allen. Pues bien, ellos, al igual que otros personajes conocidos por sus grandes habilidades artísticas, padecen o padecieron algún tipo de trastorno de personalidad relacionado con la neurosis y/o la ansiedad.

El estudio del que vamos a hablar ha sido dirigido por Adam Perkins, experto en neurobiología de la personalidad, y publicado en The Journal Trends In Cognitive Sciences. Dicho estudio afirma que las personas que poseen una creatividad digna de destacar tienen un cerebro más sensible a la percepción de amenazas que provienen del entorno que rodea a dichas personas además de una importante inestabilidad emocional que los individuos menos creativos.

Los expertos que han desarrollado este estudio afirman categóricamente que las personas con un perfil ansioso o neurótico que muestran estados emocionales de infelicidad de una forma moderada, tienen grandes posibilidades de potenciar y explotar los estados de creatividad.

Estos individuos a los que nos estamos refiriendo han mostrado una serie de características comunes en relación con su forma de ver la vida y los síntomas que padecen debido a los trastornos de ansiedad o neurosis. Estas características son las siguientes:

  • Viven preocupados por lo que está por venir, a medio y/o largo plazo, tanto con relación a ellos mismos como con relación a sus seres queridos.
  • Padecen síntomas como taquicardias y palpitaciones, falta de aire al respirar, aumento de la sudoración, temblores musculares, náuseas, vómitos, mareos, alteraciones del sueño, sensación de cansancio, alteraciones con la alimentación e incluso alteraciones de la respuesta sexual.
  • Se sienten agobiados, inseguros, temen perder el control, sienten un vacío en su vida, tienen ganas constantes de huir, sienten que se encuentran en peligro y ven amenazas en todo aquello que los rodea, sospechan de todo y de todo el mundo y se les ve siempre inquietos.
  • Por otro lado, estas personas tienen problemas de concentración y memoria, tienen muchos despistes, dificultad para prestar atención, pensamientos distorsionados y se sienten confundidos. Son personas muy negativas que suelen recordar sobre todo aquellos acontecimientos, situaciones o vivencias que han tenido de una u otra forma una influencia mala o negativa para con ellos.

El responsable de este estudio, Adam Perkins, afirma que «todavía queda un largo camino para explicar completamente cómo funciona la neurosis y la ansiedad, por lo que no se ofrecen todas las respuestas, pero esperamos  que esta teoría ayude a que las personas comprendan por lo que están pasando«.

Para terminar este artículo, os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad y en él nos contéis vuestras experiencias con vuestro trastorno de ansiedad y la creatividad que tenéis. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: «Foro de Ansiedad«.

Fuente de Información: «El Imparcial«.