Musicoterapia para la Ansiedad

¿Sufres de ansiedad? ¿Quieres tener un minuto de paz? ¿harto de tener esperanzas con curas milagrosas que afirman eliminar tu ansiedad en diez días? Pues quizás es el momento de que pruebes la musicoterapia para la ansiedad.

Aunque te parezca ridículo, los beneficios de la musicoterapia para la ansiedad tienen respaldo científico, y nosotros que lo hemos probado, te aseguramos que son ciertos.

¿Estás listo para conocerlos?

¿Por qué se usa la musicoterapia?

La musicoterapia no es otra cosa que una terapia que emplea la música de forma controlada con un objetivo en mente: restaurar, estabilizar o incrementar la salud física y mental del paciente.

Musicoterapia para la Ansiedad música relajante emociones psique

Es decir, aunque te parezca absurdo y te avergüence, la música se aplica en entornos controlados de forma sistemática por terapeutas, con la única finalidad de alcanzar cambios en la conducta de los pacientes que les sean beneficios en su vida a corto, mediano y largo plazo.

Pero no es algo nuevo, muchas de las civilizaciones antiguas ya habían reconocido el papel de la música, como los egipcios, quienes la relacionaban con la fertilidad de la mujer en el año 1500 A.C

Lo que de seguro te preguntarás horita es, ¿y la musicoterapia para la ansiedad realmente funciona?

¿La musicoterapia para la ansiedad realmente ayuda?

Quienes hemos padecido de ansiedad sabemos que ésta se manifiesta sobre nuestro cuerpo de múltiples formas, desde taquicardia y sudoración en las manos hasta la sensación de ahogo y asfixia.

Perder el control sobre nuestro cuerpo de esa manera nos genera miedo y más ansiedad y, por supuesto, la necesidad de evitar que eso vuelva a suceder. La forma más eficaz de aliviar esos síntomas es calmarnos y relajar nuestro cuerpo.

Musicoterapia para la Ansiedad relajarse trabajo mental

Y ahí es donde entra la musicoterapia para la ansiedad.

Diversos estudios científicos han relacionado las secuencias de los ritmos musicales con ciertas funciones orgánicas y físicas de nuestro cuerpo, de hecho, se ha demostrado que aquellas personas que escuchan determinado tipo de música pueden disminuir su frecuencia cardíaca, calmar su respiración y entrar en un estado de relajación similar, en ocasiones, al sueño.

De la misma forma, se ha comprobado que una música movida tiene el efecto inverso: acelera el corazón porque el paciente se emociona.

¿Cuándo se utiliza la musicoterapia?

Se emplea en el tratamiento de diferentes patologías, normalmente ligadas a las emociones, y entre ellas están: la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico. Aunque en los últimos años se han estado haciendo estudios de cómo la musicoterapia puede influir en algunas enfermedades degenerativas como el cáncer o el alzhéimer.

No dejes de leer estos otros temas La importancia de la paciencia a la hora de superar la ansiedad

Beneficios de la Musicoterapia para la Ansiedad

Son múltiples los beneficios de la musicoterapia para la ansiedad, y a continuación, te nombraremos los principales para que empieces a quitarte la idea de que es “sólo música” y empieces a considerar lo que podría hacer en ti y en tu ansiedad.

  • La musicoterapia para la ansiedad permite que puedas explorar tus sentimientos.
  • La música es capaz de influir positivamente sobre tu estado de ánimo y sobre tus emociones, así que la musicoterapia para la ansiedad trabaja reforzando tu autoestima y tu sensación de bienestar.
  • Paulatinamente, te ayudará a controlar tus ataques de ansiedad.
  • Mejorará tu capacidad de entablar relaciones interpersonales, ya que hay terapias individuales y grupales, y, sobre todo, porque podrás hablar con otros sobre tus gustos musicales.
  • ¿Quién dijo que la musicoterapia para la ansiedad era sólo escuchar la música? ¡Puedes aprender a tocarla! O simplemente cantar; la musicoterapia para la ansiedad te ayudará a aprender otras habilidades que no sabías tenías.

Musicoterapia para la Ansiedad ansioso estado mental

Si te animas a usar la musicoterapia para la ansiedad, antes de que te des cuenta verás cómo los síntomas de tu padecimiento irán bajando de intensidad hasta desaparecer.

¡Así que anímate a tomar el toro por los cuernos! Vence tu ansiedad a través de la música ¡Y cuéntanos cómo te fue!

La ansiedad se refleja en nuestro aspecto

la ansiedad se refleja en nuestro aspecto

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Estoy segura de que en más de una ocasión habremos escuchado la frase “tienes mala cara, ¿te ocurre algo?”, o “no tienes buen aspecto, ¿te encuentras bien?”. De forma inconsciente siempre asociamos el aspecto físico de una persona a su estado de salud, y no vamos mal desencaminados ya que todo lo que ocurre en el interior de nuestro organismo o nuestra mente se refleja de una forma u otra en nuestra apariencia física.

Con los trastornos de ansiedad ocurre eso mismo y vamos a ver cuáles son las razones por las que la ansiedad se refleja en nuestro aspecto.

Las personas que padecen un trastorno de ansiedad ven aumentados sus niveles de cortisol y de adrenalina. El cortisol es una hormona que nuestro cuerpo libera cuando se encuentra en una situación de estrés, y por su parte, la adrenalina además de ser una hormona es un neurotransmisor que entre otras funciones se encarga de aumentar la frecuencia cardíaca, contraer los vasos sanguíneos o dilatar los conductos del aire.

Ambas hormonas tienen una influencia directa en la producción de estrógenos y testosterona, hormonas sexuales que pueden alterar el estado de nuestra piel cuando sus niveles varían.

¿Cómo afectan los trastornos de ansiedad a nuestra piel? Cuando padecemos un trastorno de ansiedad veremos algunos síntomas como los siguientes:

  • Aparición de granos aislados.
  • Aparición de granos en forma de un brote de acné.
  • Urticaria de tipo psicogénico que provoca la necesidad de rascado.
  • Caída del pelo.
  • Caspa.
  • Aumento de grasa en el cuero cabelludo.
  • Aparición de picores en el cuero cabelludo.
  • Sudoración excesiva.
  • Rubor o enrojecimiento de la piel.

También hay que destacar que los trastornos de ansiedad pueden tener como consecuencia el empeoramiento de otras enfermedades ya existentes como el herpes labial, la psoriasis, los eccemas o la dermatitis.

Pero la cosa no queda ahí. El estrés o la ansiedad pueden afectar a nuestro aspecto de una forma mucho más profunda, y esto se debe a que la ansiedad afecta de forma directa a la degradación del colágeno y del ácido hialurónico, sustancias totalmente esenciales para que nuestra pìel tenga un aspecto terso, suave y saludable.

A todo esto hay que sumarle que cuando padecemos un trastorno de ansiedad lo más probable es que nuestro descanso y sueño se vean afectados, apareciendo ese temido y odioso insomnio que no nos permite descansar las horas que necesitamos. Debido a esta falta de sueño aparecen las ojeras y la hinchazón de los ojos. Además, aunque no seamos conscientes de ello, el insomnio provoca una interrupción en el proceso de regeneración de la piel, por lo que con el paso del tiempo se intensificarán nuestras líneas de expresión y perderemos la luminosidad natural de nuestra piel.

Para terminar este post os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que encontraréis a muchas personas que están pasando por lo mismo que vosotros con quienes podréis compartir vuestras experiencias con la ansiedad. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Fuente de información: Harpers Bazaar.

Ansiedad en niños con TDAH

tdah con ansiedad

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, más conocido como TDAH, es un trastorno de origen neurobiológico originado en la infancia presente en cerca del 20% de la población infantil-juvenil que consiste en un déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

Según Maite Ferrin, Psiquiatra del Servicio Navarro de Salud, existe una relación directa en el TDAH y la ansiedad ya que los niños que padecen ansiedad tienen más inatención, los niños que padecen TDAH terminan sufriendo a la larga desmotivación.

¿Un niño sin TDAH sufre de la misma forma la ansiedad que uno que tiene TDAH? No. Por ello vamos a hablar sobre cómo afecta desde un punto de vista clínico la ansiedad en el TDAH.

La coexistencia del TDAH y de la ansiedad en un mismo individuo dentro de la población infantil-juvenil es mucho más común de lo que nos podemos imaginar. Alrededor del 33% de los niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad padecen a la vez ansiedad.

¿Qué tipo de trastorno de ansiedad es más frecuente que aparezca en un niño con un trastorno de déficit de atención e hiperactividad? Diversos estudios han notado que las niñas que padecen TDAH inatento suelen tener con más frecuencia un trastorno de ansiedad por separación. Por otro lado, en las niñas con TDAH combinado se da con bastante mayor frecuencia un trastorno de ansiedad generalizada.

Otra característica muy evidente en niños que padecen ambos trastornos es que sus niveles de autoestima son muy bajos.

Desde un punto de vista atencional hay que decir que no hay ningún tipo de diferencia entre el TDAH, la ansiedad y el TDAH con ansiedad.

Por otra parte, desde el punto de vista cognitivo se ha visto que los altos niveles de ansiedad en niños inatento provocan una mejora de la memoria de trabajo y en niños con TDAH combinado no se observa ningún tipo de influencia de la ansiedad en la memoria de trabajo, aunque tenemos que señalar que no se han realizado muchos estudios al respecto.

¿Cómo evolucionan tanto el TDAH como la ansiedad en estos niños? Normalmente lo que ocurre es que el trastorno de déficit de atención e hiperactividad disminuye mientras que la ansiedad fluctúa según el niño va creciendo y madurando. También puede ocurrir que los niveles de ansiedad vayan aumentando con el tiempo, lo que daría lugar a otro tipo de trastorno de ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento para un TDAH con ansiedad? Según diversos estudios realizados, la ansiedad no influye en la respuesta a los diferentes tratamientos para el TDAH, tanto estimulantes como no estimulantes, por lo que los niños pueden seguir con su tratamiento para el TDAH tengan o no ansiedad.

Fuente de información: Fundación CADAH.

Enfoques de la psicología humanista

– Enfoque existencialista: Los representantes de esta corriente que nace de la psicología humanista son Bingswanger, May y Laing. Se difundió en Europa gracias a psicólogos y filósofos como Jean Paul Sartre, Husserl y sus representantes, quienes hacían hincapié en la autodeterminación y la responsabilidad personal.

Para los existencialistas, las experiencias internas y nuestra búsqueda del sentido de la vida constituye el centro del porqué estamos en este mundo.

– Enfoque transpersonal o psicología transpersonal de Maslow: Puso gran énfasis en la autorealización e inició la corriente humanista dentro de la psicología. En su teoría de la autorealización las necesidades básicas han de ser satisfechas, y una vez que lo están aparecen las metanecesidades que están relacionadas con la satisfacción psíquica. Por ello, es en la búsqueda del ser en lo que se centra la psicoterapia de la psicología humanista.

– Psicología humanista de C.Rogers y su psicoterapia, la cual es una terapia no directiva y centrada en el paciente. Se fundamenta en dos aspectos básicos. Por un lado, la confianza total en el paciente, es decir, trasmitir empatía por él, entender su experiencia y su mundo para poder comprenderlo. Por otro lado, nos referimos al rechazo total de papel directivo en la terapia.

Carl Rogers fue una figura conocida e influyente en la historia de la psicología humanista.unidad 2

– Logoterapia: Según su fundador, Víctor Frankl, el concepto básico era el sentido de la vida y la pérdida de sentido de la vida era lo que generaba neurosis y patologías. En su terapia, el profesional tiene que promover y favorecer a que el paciente logre restaurar y reorientar el sentido de su vida para poder desprenderse de la neurosis. En esta tipo de terapias se tratan especialmente el vacío existencial.

– El análisis transaccional de Eric Berne: Trabaja con los estados del yo que se producen en las relaciones personales, de tal manera que ciertos estados de ese yo pueden estar en relación con otros “yos”, creando psicopatologías de manera consciente e inconsciente, que denominan el guión de la vida. Estos guiones de la vida, ya sean positivos o negativos con los que pueden trabajarse mediante esta terapia, mediante un contrato en el que el paciente establecer una serie de normas a cumplir con el terapeuta. Ayuda a restaurar el potencial original del ser humano y la confianza de la persona.

– Enfoque bioenergético de Lowen: Tiene sus raíces en los postulados de Wilhem Reich dentro de la corriente psicoanalítica y su propuesta de análisis del carácter.

El carácter es la máscara que cubre a la persona para poder convivir con los impulsos derivados de los instintos y evitar así la neurosis. La represión además de neurosis puede producir angustia y sentimientos negativos intensión. Los conflictos y las tensiones se manifiestan en el cuerpo y se tratan con ejercicios que hacer liberar tensiones.

– El psicodrama: Dentro de las teorías humanistas, el psicodrama está relacionado con la patología que surge cuando las personas mantienen y admiten roles inadecuados, dañando así su persona. Para eliminar las patologías que se derivan de estos roles es necesario realizar psicodramas que permiten deshacerse de esos roles y asumir los adecuados.

 

¿Qué es la psicología humanista?

La psicología humanista surge como una alternativa al conductismo y al psicoanálisis. Fue llamada “la tercera fuerza” debido al gran auge y repercusión que tuvo en su momento.  Posiblemente al denominarla de esta forma, olvidaron que existían otros muchos enfoques diferentes a estos dos corrientes como también lo era la psicología cognitiva.

Gracias a los enfoques humanistas que se desarrollaron durante las décadas de los 70 y los 80, tenemos actualmente diversas terapias psicológicas que centran la intervención psicoterapéutica en el enfoque humanista y sus postulados, así como el tratamiento del paciente.psicologa-karina-rodriguez-huerta_f2

¿Cómo es considerado el ser humano en la psicología humanista?

– Es un ser global, y es considerado como un todo en el que figuran y convergen entre sí sentimientos, pensamientos, conductas y acciones.

– Las conductas realizadas por el ser humano son intencionales o intencionada, esto quiere decir que tienen sentido, desde la perspectiva material, como la personal y la libertad.

-La existencia humana se desarrolle y transcurre en un contexto individual e interpersonal, teniendo en cuenta la importancia del contexto interpersonal en el desarrollo individual así como la de la individualidad humana en el contexto de las relaciones sociales.

– Las personas son autónomas dentro de las relaciones existenciales de interpersonalidad y tienen la capaz de tomar sus propias decisiones, dirigiendo así su desarrollo. Además, este principio se complementa con el principio de la necesidad de un contexto interpersonal, de tal forma que solo cuando una persona es autónoma es capaz de asumir esta responsabilidad dentro del contexto que suponen las relaciones interpersonales.

– Lo que produce la individualidad y el crecimiento e indiferenciación personal es la tendencia inherente a las personas de la autorealización.

– La experiencia interior del ser humano es vivida como algo personal y con un significado que es producido por la propia persona. Este significado que le da a sus experiencias y vivencias son ejes fundamentales para el desarrollo y las percepciones personales que se van desarrollando sobre uno mismo.

La psicología humanista incluye varios enfoques o corrientes como por ejemplo la corriente existencialista, el cual es uno de los más importantes ya que muchas veces se hace referencia a este tipo de psicología como el enfoque humanista-existencialista.

En el capítulo siguiente veremos los diferentes enfoques que abarca el enfoque humanista.

Estudio sobre cómo afecta el miedo al cerebro

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Hoy vamos a comentar una serie de estudios en los que se ha investigado y descubierto la relación que existe entre los miedos y la ansiedad.

Cuando alguien padece ansiedad asocia de forma inconsciente ciertos hechos, situaciones, acciones, escenarios, e incluso objetos al hecho de que le puede pasar algo horrible, por lo que aparece el miedo de forma incontrolable, dando lugar a la ansiedad y a las fobias.

miedo y ansiedad

En el caso de las fobias el miedo se tiene únicamente a algo: aracnofobia, miedo a los arácnidos; filofobia, miedo a enamorarse; zoofobia, miedo a los animales; claustrofobia, miedo a los espacios cerrados…. En cambio, en el caso de la ansiedad generalizada el miedo es algo generalizado también, pudiendo aparecer en cualquier momento y a cualquier cosa que realmente es inofensiva y no nos va a hacer ningún daño.

La revista Nature Neuroscience ha publicado un estudio realizado por el Instituto de Ciencias del Cerebro RIKEN de Japón y por la Universidad de Nueva York y avalado por Joseph LeDoux (neurocientífico de la Universidad de Nueva York y director del Centro para la Neurociencia del Miedo y Ansiedad) en el que se habla sobre dichos miedos basándose en las investigaciones realizadas en el cerebro de roedores.

Las ratas empleadas en el estudio habían aprendido antes de la investigación a asociar que un sonido concreto iba seguido de un choque eléctrico, por lo que cada vez que oían ese sonido se quedaban completamente paralizadas de miedo.

Posteriormente las descargas fueron aplicadas sin el sonido de advertencia, lo que provocó que las ratas aprendieran que las descargas podían darse sin necesidad de escuchar previamente dicho sonido, así que dejaron de presentar miedo al sonido.

 

Está situación creo tal incertidumbre a las ratas que su cerebro comenzó a experimentar una reducción de la fuerza de las conexiones neuronales entre el sistema auditivo (lugar en el que procesan los sonidos) y la amígdala (región del cerebro crítica para el almacenamiento de recuerdos desagradables), es decir, la conexiones que se formaron cuando el sonido era un aviso de la descarga, se deshicieron cuando la descarga empezó a producirse sin previo aviso.

A través de una técnica llamada optogenética, que consiste en activar y desactivar las neuronas empleando luz, los científicos bloquearon la formación de los recuerdos que asociaban el sonido y el calambre. Teóricamente las ratas no deberían mostrar miedo ya que no recordaban el sonido y el calambre, pero sorprendentemente los roedores mostraron más miedo que antes. Esto fue un punto clave para que los investigadores se dieran cuenta de que la amígdala, además de ser un almacén de recuerdos desagradables, tiene una función activa a la hora de decidir si algo es peligroso o no.

Estos resultados obtenidos con roedores pueden tener implicaciones en trastornos como la ansiedad, en los que existen una interpretación errónea de sucesos, lugares, objetos, etc., que hacen que se tenga miedo, incluso verdadero terror a esas cosas cuando en realidad son completamente inofensivas y no nos van a hacer ningún daño.

Fuente de información: ABC Ciencia.