La ansiedad se refleja en nuestro aspecto

la ansiedad se refleja en nuestro aspecto

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Estoy segura de que en más de una ocasión habremos escuchado la frase “tienes mala cara, ¿te ocurre algo?”, o “no tienes buen aspecto, ¿te encuentras bien?”. De forma inconsciente siempre asociamos el aspecto físico de una persona a su estado de salud, y no vamos mal desencaminados ya que todo lo que ocurre en el interior de nuestro organismo o nuestra mente se refleja de una forma u otra en nuestra apariencia física.

Con los trastornos de ansiedad ocurre eso mismo y vamos a ver cuáles son las razones por las que la ansiedad se refleja en nuestro aspecto.

Las personas que padecen un trastorno de ansiedad ven aumentados sus niveles de cortisol y de adrenalina. El cortisol es una hormona que nuestro cuerpo libera cuando se encuentra en una situación de estrés, y por su parte, la adrenalina además de ser una hormona es un neurotransmisor que entre otras funciones se encarga de aumentar la frecuencia cardíaca, contraer los vasos sanguíneos o dilatar los conductos del aire.

Ambas hormonas tienen una influencia directa en la producción de estrógenos y testosterona, hormonas sexuales que pueden alterar el estado de nuestra piel cuando sus niveles varían.

¿Cómo afectan los trastornos de ansiedad a nuestra piel? Cuando padecemos un trastorno de ansiedad veremos algunos síntomas como los siguientes:

  • Aparición de granos aislados.
  • Aparición de granos en forma de un brote de acné.
  • Urticaria de tipo psicogénico que provoca la necesidad de rascado.
  • Caída del pelo.
  • Caspa.
  • Aumento de grasa en el cuero cabelludo.
  • Aparición de picores en el cuero cabelludo.
  • Sudoración excesiva.
  • Rubor o enrojecimiento de la piel.

También hay que destacar que los trastornos de ansiedad pueden tener como consecuencia el empeoramiento de otras enfermedades ya existentes como el herpes labial, la psoriasis, los eccemas o la dermatitis.

Pero la cosa no queda ahí. El estrés o la ansiedad pueden afectar a nuestro aspecto de una forma mucho más profunda, y esto se debe a que la ansiedad afecta de forma directa a la degradación del colágeno y del ácido hialurónico, sustancias totalmente esenciales para que nuestra pìel tenga un aspecto terso, suave y saludable.

A todo esto hay que sumarle que cuando padecemos un trastorno de ansiedad lo más probable es que nuestro descanso y sueño se vean afectados, apareciendo ese temido y odioso insomnio que no nos permite descansar las horas que necesitamos. Debido a esta falta de sueño aparecen las ojeras y la hinchazón de los ojos. Además, aunque no seamos conscientes de ello, el insomnio provoca una interrupción en el proceso de regeneración de la piel, por lo que con el paso del tiempo se intensificarán nuestras líneas de expresión y perderemos la luminosidad natural de nuestra piel.

Para terminar este post os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que encontraréis a muchas personas que están pasando por lo mismo que vosotros con quienes podréis compartir vuestras experiencias con la ansiedad. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Fuente de información: Harpers Bazaar.

Ansiedad por trabajar en una oficina

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Hoy vamos a hablar sobre aquellos casos de ansiedad y de dolor que se dan cuando trabajamos en una oficina, como hacemos mucho de nosotros.

trabajo en oficina y ansiedad

Según las estadísticas ocho de cada diez personas que trabajan en una oficina sufren algún episodio de dolor durante su jornada laboral. Estos episodios de dolor suelen tener su origen en la espalda, debido a las largas horas que pasan sentados en las sillas de las oficinas, o en la cabeza, causado por los largos periodos ininterrumpidos que pasan delante de la pantalla de un ordenador. Si a esto le sumamos el estrés de la gran cantidad de trabajo, del trabajo pendiente y del que está por venir, el resultado es un gran número de trabajadores con ansiedad.

El gran problema de la ansiedad debida a los trabajos de oficina es la “espiral de estrés emocional – dolor físico”. Esto quiere decir lo siguiente: debido a la gran carga de trabajo se generan una serie de tensiones psicológicas que a su vez generan los dolores musculares y de cabeza. ¿Cómo puede ocurrir esto? Muy sencillo. Pensemos por un momento que estamos completamente relajados, tranquilos y sin preocupaciones. En este caso los músculos de nuestro cuerpo estarán relajados y “blandos”. Sin embargo, pensar en algún momento en que hayáis sentido vuestro cuerpo pesado, cargado, con los músculos en tensión. En este último caso incluso el hecho de sentarnos en un sofá nos crea incomodidad e incluso dolor. Pues esto es lo que ocurre cuando esas tensiones emocionales de las que hablábamos nos generan un dolor físico. Al encontrarnos sentados delante de un ordenador durante tantas horas, ese dolor físico se refleja sobre todo en la espalda, con más frecuencia en la zona lumbar, en los hombros, el cuello y la cabeza.

Este problema puede llegar a ser mucho más grave de lo que podemos pensar en un principio ya que por un lado los dolores físicos se pueden convertir en graves contracturas o agarrotamientos crónicos. Por otro lado el estrés laboral combinado con el dolor físico puede desencadenar en trastornos de ansiedad o depresión.

Para evitar estos trastornos de ansiedad y los dolores físicos podemos intentar mejorar nuestra calidad de vida en el entorno laboral en la medida de lo posible. Probablemente no podrás reducir el número de horas delante de la pantalla del ordenador ni comprarte una silla más cómoda y ergonómica que mejore tu postura a la hora de sentarte en tu escritorio, pero si puedes hacer una serie de respiraciones (de las que ya hemos hablado en posts anteriores de este blog) para relajarte y relajar los músculos de tu cuerpo, o darte pequeños masajes en aquellas zonas doloridas con alguna crema relajante. También es muy efectivo que descanses aunque sean un par de minutos cuando lleves una hora sentado en la misma posición. Ese descanso puede consistir simplemente en levantarte de la silla y estirar un poco los músculos.

Si a estos consejos le sumamos el hecho de hacer algún tipo de ejercicio físico o deporte con regularidad, os puedo asegurar que os encontraréis mucho mejor.

 

Ciberbullying y ansiedad

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. Desgraciadamente y con más frecuencia de la que nos gustaría, escuchamos en los informativos noticias relacionadas con jóvenes, a veces incluso niños, que sufren bullying en el colegio y la historia tiene un trágico final.

En este mundo en el que vivimos, cada vez con más frecuencia empleamos los avances tecnológicos para mejorar nuestra vida y vivir más cómodamente, pero la tecnología, más concretamente internet, no nos trae solo cosas buenas. Hoy en día, aparte del bullying, algunos jóvenes tienen que lidiar también con el ciberbullying.

ciberbullying y ansiedad

¿Qué es el ciberbullying? El ciberbullying es “el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales”. Por tanto tiene que haber menores en ambos extremos del ataque para que se considere ciberbullying. Es decir, estamos ante un caso de ciberbullying cuando un o una menor atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro/a mediante Internet, teléfonos móviles, consolas de juegos u otras tecnologías telemáticas.

El ciberbullying tiene tres características principales:

  • Intencionalidad: hacer daño sabiendo que se hace.
  • Periodicidad: el daño es ser recurrente.
  • Desigualdad entre el agresor y la víctima: que puede ser física, social, económica y/o psicológica.

Este tipo de acaso es más agresivo que el bullying ya que en el mundo cibernético los comentarios, fotografías y vídeos colgados en la red llegan a mucha más gente y se expande la información a una velocidad asombrosa. Además, mucha gente al ver las burlas, comentarios e insultos hechos a la víctima por el acosador, se unen incluso sin conocer de nada a la víctima y el daño que recibe la persona es mucho mayor.

¿Qué relación tiene el ciberbullying con la ansiedad? El ciberbullying por sí solo ya es bastante grave, pero si no se detecta a tiempo puede provocar otra serie de trastornos como la ansiedad y la depresión. Cuando los jóvenes se ven expuestos a esta gran burla, se sienten avergonzados, inseguros y mientras que su nivel de autoestima disminuye, su ansiedad aumenta.

Es muy importante detectar cuanto antes este tipo de acoso porque por desgracia, en ocasiones termina en suicidio. Los padres de los jóvenes que están sufriendo ciberbullying podrán detectar que algo no va bien cuando noten que sus hijos se aíslan, están tristes, enfadados, irritados y tienen miedo y ansiedad.

Ante esta situación lo mejor que se puede hacer es intentar acercarse a ellos. Crear, si no existe ya, un lazo de confianza y seguridad para que el adolescente (o el niño) cuente lo que le está pasando y así poder ayudarle a enfrentarse a ello, a terminarlo y a superarlo.

Fuente de información: www.ciberbullying.com y El Horizonte

Astenofobia y sus síntomas

Hola a todos, amigos lectores de este blog. Todos los trastornos de ansiedad van acompañados de ciertos temores y miedos: miedo a que nos ocurra algo malo, temor a hacer el ridículo, miedo a sufrir un paro cardíaco, temor a desmayarnos… De éste último miedo, del temor o fobia a desmayarse es del que vamos a hablar hoy.

La astenofobia, o miedo al desmayo, es el temor irracional a desmayarse o perder el conocimiento en determinadas situaciones y/o lugares.

Es una fobia que puede limitar en gran medida la vida de la persona que la padece ya que un astenofóbico teme esos desmayos sobre todo en lugares públicos y transitados por lo que terminará evitando a toda costa el hecho de salir a la calle, con todas las malas y graves consecuencias que ello conlleva.

Los síntomas de la astenofobia suelen comenzar días antes de que vaya a ocurrir la experiencia lo que provoca que haya mucho tiempo para que la fobia crezca y los síntomas tenga una mayor magnitud.

astenofobia

Los síntomas del miedo al desmayo podemos clasificarlos en dos tipos: físicos y psicológicos.

  • Síntomas físicos de la astenofobia: lo más característico es la sensación de nerviosismo que en ocasiones causa molestias estomacales y mareos. Otros síntomas típicos de este tipo de fobia son las palpitaciones y dolor en el pecho, la sudoración excesiva, la dificultad para dormir, tensiones musculares, temblores y escalofríos.
  • Síntomas psicológicos de la astenofobia: lo más común es intentar evitar a toda costa que ocurra la experiencia evitando con ello, por norma general, salir de casa. Otros síntomas son las expectativas negativas y la sensación de agobio.

Los síntomas son muy similares a los de cualquier otra fobia y se presentan cuando tenemos la sensación de que si nos desmayamos nadie nos podrá atender ni acudir en nuestra ayuda.

Para superar este miedo que nos puede llegar a impedir el llevar una vida normal, es muy importante recibir ayuda de un profesional cuanto antes. Dentro de los tratamientos para eliminar las fobias algunos muy efectivos son la programación neurolingüística, más conocida como PNL, el coaching ontológico (del que hablamos en el post anterior) y la hipnosis.

Si quieres recuperar tu vida y poder volver a salir de casa como hacía antes, poder volver a ir al cine, a conducir, a salir de cena con tus amigos o a realizar una escapadita al campo o a la sierra, no lo pienses más y pide ayuda. Cuanto antes comiences con el tratamiento, antes volverás a ser el de antes, una persona segura de si misma y sin miedos irracionales.

Para terminar os animo a todos vosotros a que participéis en nuestro foro de ansiedad y nos contéis vuestras experiencias con la astenofobia: los síntomas que habéis sufrido o sufrís y como conseguísteis deshaceros de esta fobia. Para acceder al foro solamente tenéis que hacer clic en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Coaching ontológico para la ansiedad

Hola a todos, amigos lectores de nuestro blog. El coaching ontológico significa literalmente “entrenamiento en el ser”. Quizá en un primer momento no entendamos la relación que puede tener con los trastornos de ansiedad, pero vamos a ver en qué consiste esta técnica para ver que nos puede ayudar a mejorar nuestra ansiedad.

El coaching ontológico nace en estos últimos años gracias al aporte de nuevos enfoques científicos como la física cuántica, la biología del conocimiento, el pensamiento sistémico, ciertas corrientes filosóficas y psicológicas y el management moderno. De todos estos campos surge una nueva forma de interpretar al ser humano, por lo que podemos definir el coaching ontológico como una técnica basada en la transformación de nuestra forma de percibir e interpretar todo lo que nos rodea y ocurre.

Uno de los grandes problemas que nos puede traer un trastorno de ansiedad es que vemos el mundo que nos rodea de una forma irreal ya que cualquier cosa puede adquirir un significado de “peligroso” para nosotros mismos e incluso para nuestros seres queridos hasta tal punto que podemos llegar a encerrarnos en casa y negarnos a salir por miedo a que nos pase cualquier cosa. Si conseguimos cambiar nuestra interpretación de la realidad por una más real y asimilar que podemos salir a la calle sin temer que nos pueda pasar algo horrible, habremos dado un gran paso hacia un futuro sin ansiedad. Es esa interpretación de la realidad la que nos puede ayudar a cambiar el coaching ontológico.

Habremos escuchado en multitud de ocasiones hablar a la gente sobre el coaching como una técnica en la que el coach les aconseja, les orienta, les enseña a ser expertos en cierto campo… pero el coaching ontológico no tiene nada que ver con esto. En el coaching ontológico no hay consejos ni recomendaciones, lo que nos encontramos en esta técnica son preguntas, incitaciones a la exploración, desafíos mentales…para descubrir nuevas acciones y posibilidades.

El coaching ontológico tiene dos principios fundamentales:

  • No sabemos como las cosas son, solo sabemos como las observamos o como las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos. (Rafel Echeverria).
  • Los seres humanos no disponemos de mecanismos biológicos que nos permitan tener percecpiones de cómo las cosas son (nuestras percepciones son limitadas, percibimos desde un punto de vista determinado y con condicionamientos).

coaching ontologico

En muchas ocasiones, cuando padecemos un trastorno de ansiedad somos incapaces de abrir nuestra mente para ser conscientes de que todo lo que nos rodea no es peligroso y que al contrario de lo que percibimos e interpretamos, el mundo es algo maravilloso del cual debemos disfrutar en todo momento. Para modificar nuestra percepción e interpretación de las cosas hay que señalar que el coaching ontológico puede ser una opción muy interesante.

Para terminar os animo a todos a que participéis en nuestro foro de ansiedad, en el que podéis compartir vuestras experiencias con la ansiedad y el coaching ontológico con toda nuestra comunidad. Para acceder al foro solamente tenéis que pinchar en el siguiente enlace: “Foro de Ansiedad“.

Fuente de Información: Universidad de Palermo.