Ansiedad e hipocondría
Valora este artículo

¿Vives ansioso? ¿te roba el sueño la posibilidad de padecer alguna enfermedad incurable? Cuando toses ¿ya te imaginas un cáncer de pulmón? ¿crees que te estás volviendo loco? Tenemos algo que decirte: no lo estás, son sólo ansiedad e hipocondría juntas.

Te invitamos a que revises el tema sobre Pinchazos en el pecho y mareos por ansiedad

Y a continuación, te explicamos cada una para que puedas emprender el camino hacia la cura de ambas.

¿Qué es la ansiedad?

Por sino sabes qué es la ansiedad, es un mecanismo defensivo ante las potenciales amenazas que existan a tu alrededor. El miedo, principal detonante de la ansiedad, nos ayuda a mantenernos a salvo.

Por tanto, la ansiedad es algo que se adapta y que, hasta cierto punto, es normal. De hecho, puede llegar a mejorar nuestra capacidad de anticipación y respuesta, de hecho, aumenta nuestro rendimiento.

ansiedad e hipocondría cuidar salud cuidado

El problema no está cuando la ansiedad funge como detonador de nuestro sentido de prevención ante las amenazadas, sino cuando nos impide actuar y vivir con naturalidad.

Ahí es cuando la ansiedad se convierte en un peligro para nosotros mismos, ya que no nos permite ser ni vivir. Pero tranquilo, por suerte tiene solución.

¿Qué es la hipocondría?

También se le conoce como hipocondriasis, que no es otra cosa que una enfermedad en la que el sujeto cree y asegura, sin fundamento alguno, que es portador de una enfermedad grave. Lo que caracteriza a la hipocondría es la preocupación exacerbada y el miedo irracional de padecer una enfermedad terminal.

De hecho, quienes la padecen suelen interpretar a su manera cada sensación corporal que experimentan, normalmente, como síntoma de algo mayor. Suele pasar con lunares con cáncer de piel, con palpitaciones y un infarto, entre otras.

 

efectos físicos ansiedad ansiedad e hipocondría

De seguro te preguntarás ¿y qué tiene que ver esto con la ansiedad? Pues la ansiedad e hipocondría están más que relacionadas. Déjanos mostrarte cómo.

Ansiedad e Hipocondría

Ansiedad e hipocondría se hayan relacionadas porque normalmente la primera puede llegar a presentar la segunda como un síntoma. Es decir, quien sufre de ansiedad puede llegar a presentar cierto grado de hipocondría.

De hecho, la hipocondría alimenta la ansiedad, pues el miedo a morir de una enfermedad grave nos causa ansiedad, cuando en realidad somos personas saludables.

ansiedad ansioso pensamientos efectos físicos ansiedad e hipocondría

Así que los síntomas comunes que te indican que la ansiedad e hipocondría van de la mano es cuando nos sentimos ansiosos ante un dolor de cabeza, pinchazos en el corazón, dolor de estómago. Incluso, la sensación de irrealidad que sufrimos en presencia de aquello que nos causa miedo y nos hace pensar que nos estamos volviendo locos es un síntoma de ansiedad e hipocondría.

Ansiedad e hipocondría: ¿cómo nos afecta?

  • Limita tus relaciones personales, pues o bien puedes aislarte ante la creencia de que morirás pronto y lo mejor es no formar ningún lazo afectivo, o quienes te aman terminan apartándose porque piensan que te estás volviendo loco.
  • Vives constantemente con el miedo a padecer de alguna enfermedad grave o de que te estás volviendo loco. Por tanto, no es posible que seas feliz.
  • Pierdes tu autoestima, desconfías hasta de ti mismo y consideras que no vales absolutamente porque en cualquier momento morirás por una grave enfermdad.

Pero ¡todo esto puede acabar! Sólo tienes que ingresar a ViveSinAnsiedad y descargar nuestros 3 Fundamentos para Superar la Ansiedad totalmente gratis y sin ningún compromiso.

Apenas ingreses a nuestro portal web podrás observar que sabemos de lo que te hablamos porque lo hemos padecido y, sobre todo, lo hemos superado. Así que te aseguramos que la ansiedad e hipocondría tienen cura y está más cerca de ti de lo que te imaginas.

Anímate y visítanos, descubrirás todo lo que podemos hacer por ti, porque nuestro máximo objetivo es ayudarte a superar tu ansiedad y que puedas volver a ser feliz. Danos una oportunidad y obtendrás la libertad que tanto anhelas.